Conducta Faunia

Para una correcta conducta en Faunia lee atentamente estas recomendaciones.

Cómo correr con carritos

Si eres corredor y tienes un peque en la familia, seguro que te interesa este artículo.

Conducta Faunia

PARA DISFRUTAR DE LA MANERA MÁS SEGURA Y AGRADABLE LES ROGAMOS TENGAN EN CUENTA LAS SIGUIENTES NORMAS DE FUNCIONAMIENTO DEL PARQUE.

A) Algunos pabellones, instalaciones, espectáculos, restaurantes, tiendas y pasatiempos podrán permanecer cerrados por motivos técnicos, meteorológicos u organizativos.

B) El importe de la entrada (o en su caso, del Bono Parques), no es reembolsable en ningún caso.

C) El aforo en los teatros del Parque es limitado, así como en los diferentes pabellones e instalaciones.

D) Por motivos de seguridad, es importante seguir las instrucciones del personal del Parque o de la cartelería en las diferentes instalaciones. Hay que disfrutar del Parque con seguridad.

E) No está permitido el acceso al recinto del Parque con ningún animal de compañía, a excepción de los perros-guía.

F) Se prohíbe el acceso al recinto con bicicletas, patines o patinetes.

G) Por educación y respeto hacia los demás, no está permitido saltarse la fila o guardar sitio a otras personas en la cola. Ni en las entradas a las instalaciones o pabellones, ni en los espectáculos que requieran esperas.

H) Por higiene, educación y respeto hacia los demás, no se podrá permanecer en traje de baño, sin calzado o con el torso descubierto durante la estancia en el Parque.

I) El ticket de entrada al Parque o, en su caso, el Bono Parques correspondiente, deberá conservarse durante toda la estancia en Faunia. Queda reservado el derecho a expulsar del Parque a cualquier persona que hallándose en él no disponga del correspondiente ticket de entrada o, en su caso, el Bono Parques válido.

J) Determinados pabellones, servicios, espectáculos y pasatiempos que hay en el recinto no están incluidos en el precio de la entrada. Para obtener más información, consulte en taquillas o Atención al Cliente.

K) El Parque no dispone de servicio de megafonía para emitir mensajes personales.

L) La venta y el consumo de bebidas alcohólicas y tabaco queda prohibida a menores de 18 años.

M) Queda prohibido el consumo, venta o distribución de cualquier tipo de droga o estupefaciente dentro del Parque. Faunia expulsará inmediatamente a cualquier persona que incumpla esta norma, y realizará el correspondiente aviso a las autoridades.

N) Se prohíbe todo tipo de ventas y la distribución de panfletos, octavillas o productos en las instalaciones del Parque salvo aquellos expresamente autorizados por Faunia).

O) Para que todos los visitantes puedan disfrutar de los pabellones e instalaciones de animales, es cierto que hay que permanecer un tiempo indispensable en ellas. Aunque hay que tener en cuenta que, dado el carácter de “inmersión” en algunas de estas instalaciones, el espacio es reducido y el aforo limitado, de manera que hay que tomar el tiempo imprescindible en los espacios para dar la oportunidad al resto de visitantes de verlos adecuadamente.

P) Por razones de seguridad, Faunia se reserva el derecho a que el personal debidamente autorizado pueda inspeccionar las mochilas, bolsos de mano, bolsas u otro tipo de equipaje en los casos y dentro de los límites establecidos en la Ley.

Q) Es esencial que los visitantes a Faunia procuren tener cuidado con sus objetos personales, ya que no somos responsables de la pérdida, robo, hurto o daños que puedan sufrir éstos durante su estancia en el Parque.

R) Está prohibido fumar en las zonas cubiertas, y muy especialmente en las zonas infantiles del Parque, así como en los espectáculos y en La Granja. Todas estas zonas se encuentran debidamente señalizadas. Faunia se reserva el derecho de expulsar del Parque a cualquier visitante que, después de incumplir esta prohibición y ser requerido por el personal, siga incumpliendo reiteradamente la norma.

S) En la zona del merendero existe una amplia terraza con mesas y bancos para que los visitantes del Parque puedan consumir la comida que hayan introducido en su visita. Las restantes terrazas repartidas por Faunia son para uso exclusivo de los clientes que hayan adquirido su comida en cualquiera de los establecimientos de gastronomía de Faunia.

T) En este parque de ocio se realizan fotografías en la entrada (si el visitante lo desea), y en las atracciones (de forma automática). Asimismo, existen fotógrafos debidamente acreditados que pueden fotografiar a los visitantes durante su jornada en el Parque (si los visitantes quieren). Dichas fotografías tienen como única finalidad servir de recuerdo a los visitantes. Además, las fotografías se destruirán al finalizar la jornada, sin que exista posibilidad alguna para su recuperación. Infórmese en las Taquillas del parque sobre el lugar donde se pueden ver y adquirir las fotos. En ningún caso se venderán fotografías a personas distintas o no relacionadas con las que aparezcan en las imágenes. Para cualquier duda, comentario o pregunta sobre esta norma, puede ponerse en contacto con nosotros en lopd@grpr.com

U) Disponemos de servicio de consigna de pago. Por motivos de seguridad, no podemos guardar productos alimenticios. Si usted requiere, por motivos médicos, que le preservemos cualquier alimento o medicina, deberá consultarlo en Atención al Cliente o Taquillas.

V) Faunia dispone de un aparcamiento de pago vigilado. Por normativa, los accesorios sueltos y extraíbles deberán ser retirados del vehículo por los usuarios. La empresa no se responsabiliza de los objetos robados. El aparcamiento abre y cierra sus puertas 30 minutos antes y después del horario de Faunia. El pago se realizará según la tarifa vigente. Derecho de admisión y expulsión en Faunia Sin perjuicio de lo anterior, Faunia se reserva igualmente el derecho de admisión y expulsión de sus instalaciones. En el caso de que se produzca la expulsión de un visitante, no tendrá derecho a indemnización alguna, si se trata de una persona que ha contravenido gravemente algunas de las normas enumeradas con anterioridad, o bien haya incurrido en alguna de las siguientes situaciones: A) Alteración grave del orden en el Parque o en sus instalaciones, o comisión de cualquier delito o falta en el recinto. El respeto hacia los demás y hacia un entorno de convivencia entre diferentes especies de animales es fundamental para que la estancia de todos los visitantes sea segura y agradable. B) Uso inadecuado de tickets o Bonos Parques (incluyendo uso fraudulento, engañoso o de mala fe por parte del titular, y/o reventa o falsificación de los mismos). Solamente serán válidas las entradas adquiridas en los puntos de venta autorizados. C) Realización de actos vandálicos o actos que causen daños en las instalaciones del recinto. D) Conductas reprobables que incomoden o afecten gravemente al disfrute de otros visitantes al Parque.


Tres ruedas y un biberón

La primera vez que salí a correr con mi hijo en carro, me sorprendí por las reacciones opuestas que encontré en la gente con la que me cruzaba. Para muchas personas, era un ejemplo de madre deportista, que comparte con su hijo el poco tiempo que te deja el trabajo, la casa, la familia, etc. Sin embargo, para algunas personas aisladas, era un “bicho raro” e incluso una “madre egoísta” porque pensaban que estaba haciendo pasar un mal rato a mi hijo por mi afición a correr. Cuando nació mi segundo hijo empecé a correr con los dos, el mayor iba en un patín trasero acoplado al carrito y el pequeño en la silla, iban los dos juntos comentando todo, haciendo fotos en las carreras y les parecía normal subirse al carro en cuanto me ponía las zapatillas. Curiosamente, cuando corro carreras con carrito, son las mujeres mayores las que más me animan y me jalean al grito de ¡las mujeres somos más fuertes! Mientras que algún corredor me ha dicho que: “las carreras son para hacerlas a pie, no para vehículos con ruedas” (Claro que le estaba adelantando) Mi ejemplo no es único ni especial, afortunadamente, hay cada vez más padres que eligen esta forma de correr con sus hijos, sólo es cuestión de empezar, comprobar que tu hijo disfruta contigo, no llora ni se siente forzado, la mayoría van con cara de felicidad o durmiendo en el carrito, espero que mis hijos algún día recuerden esas carreras en carrito como un momento especial que compartieron con sus padres y sigan corriendo por su cuenta.

Por Yolanda Vázquez Mazariego

Desde que las celebrities empezaron a hacerse fotos corriendo con su bebé los carritos de tres ruedas se han puesto de moda y ahora no es raro ver a padres y madres corriendo por el parque con sus carritos. Aunque no todos los modelos de carritos valen para correr, por lo que debes infórmate bien antes de comprar, desde mi experiencia te diré que es mejor que te permitas el lujo de tener dos carros: el típico de cuatro ruedas con un armazón central al que se le van colocando el cuco (primeros meses) maxi-cosi (para el coche) y silla (para cuando sujetan la cabeza) para los días normales y otros complementos. Y un buen carro ligero y de tres ruedas grandes para entrenar. Si realmente quieres correr con tu hijo, bien porque no tengas otra opción o porque te gusta, invierte en un carro bueno, aunque sea más caro, es un gasto más que añadir a los que vienen con un niño (biberones, pañales, guardería) pero también puedes aprovechar los típicos regalos de tu familia y amigos para que se junten entre todos y te lo regalen.


Cuestión de edad

Por muchas ganas que tengas de presumir de lo guapo que es tu hijo recién nacido entre tus amigos de entrenamiento, tendrás que esperar un tiempo para correr con él. Los carros que se pueden reclinar permiten salir con bebés más pequeños. Sin embargo, los carros de silla fija sólo se pueden utilizar cuando el niño puede sujetar la cabeza, porque los músculos del cuello tienen suficiente tono (alrededor de los seis meses) También hay un límite para correr con un niño, la mayoría de los carros soportan un peso de hasta 20 o 25 kg (hay carros especiales para más peso) Otro problema es que si tu hijo es muy alto, aunque no llegue a este peso, le colgarán las piernas peligrosamente y tendrás que dejar de utilizarlo.

Tu primera experiencia

Correr con carrito es divertido, pero al principio no es fácil, las sensaciones cambian y un bordillo supone un obstáculo en el que nunca habías caído. Conducir con seguridad es sólo cuestión de entrenar, estos consejos te pueden ayudar a hacer más fácil tu primer día.

1. Sin diversión no hay entrenamiento. Tu hijo tiene la mitad de tus genes, pero no la mitad de tus gustos. Que a ti te encante correr no significa que a tu pequeño le vuelva loco, a muchos niños les encanta correr con sus padres. A mi hijo le gusta ir conmigo, porque sabe que cuando saco el carro voy a pasar el rato con él o qué va a correr en familia con sus padres. Pero hay días en los que no le apetece y se niega a subirse al carro. Por mucho que como corredora necesite correr para sentirme bien, no puedo disfrutar como madre, si mi hijo va llorando todo el camino.

2. La seguridad es ley. El cinturón de seguridad está diseñado para llevar bien sujeto al niño y evitar que se mueva, se salga hacia delante o se caiga, no salgas a correr ni un metro, sin cerrar bien el arnés. Procura que vaya bien sujeto pero sin que le oprima, o le haga daño. También debes enseñarle a llevar los pies dentro del reposa-pies, porque cuando son más mayores pueden engancharse con las ruedas si los llevan colgando.

3. Escoge bien el recorrido. Los carritos están diseñados para correr por asfalto principalmente, pero no es tan fácil encontrar rutas de asfalto para corredores. Algunas ciudades tienen carriles acondicionados para bicicletas, patines y corredores. Si tienes la suerte de tener un circuito cerca, procura entrenar allí. Aprovecha los días de carreras para correr por la carretera, es un lujo tener la calle sin coches para correr.

4. Especial para auténticos corre-caminos. Si lo tuyo es el aire libre, opta por un carrito todo-terreno, que puede llevarse bien por caminos de tierra apisonada, parques o pistas forestales. Un consejo, cuenta con que quién manda es tu hijo, no a todos los niños les gusta tanto traqueteo, especialmente porque esas sillas más especiales son más incómodas para él o porque no pueden dormirse.

5. Utiliza los frenos de seguridad. La correa de seguridad y el freno son tu seguro para una buena conducción. Lleva siempre la correa en tu muñeca para poder controlar el carrito si tropiezas o si se acelera en una bajada. En las bajadas fuertes, te aconsejo que lleves una mano en el freno para controlar la velocidad.

6. Centra bien la rueda delantera. Las ruedas que se desmontan deben estar bien centradas, especialmente la delantera que dirige. Es importante para evitar que el coche no se desvíe y tengas que ir corrigiendo la trayectoria todo el rato.

7. ¡Y ahora con una sola mano! El carrito no siempre se tiene que llevar con las dos manos. Es muy útil que aprendas a conducir con una sola mano, porque en las zonas llanas es más cómodo ir alternando cada mano, cada 5 o 10 minutos, mientras el brazo libre mantiene el movimiento de carrera para equilibrarte mejor. También puedes correr sin manos cuando sea bajada ligera o un llano rápido, siempre que lleves la correa de seguridad en la muñeca.

8. Subir cuesta el doble. Si entrenas con carrito vas a descubrir lo que es sudar la gota gorda en las subidas de tu camino. Ahora debes ir con las dos manos en el carrito que te servirá de punto de apoyo. Eso sí, el día que salgas sin carro, volarás en las cuestas arriba.

9. Respeta a los corredores. Cuando corres en una carrera, debes salir siempre con los últimos para evitar los atropellos de la salida. Lo malo es que si vas bien, te pasarás todo el tiempo esquivando corredores para adelantar. Si el tramo es estrecho es difícil evitar atropellos, porque la persona que corre delante de ti puede cambiar de dirección y no espera que le pase un vehículo con ruedas. Yo suelo llevar una bocina para avisar cuando adelanto y aviso con un grito ¡Carrito a la izquierda! O es mi chico el que va por delante del carro para dar un toque a los corredores. Aún así, a veces hay problemas, no a todo el mundo le sienta bien que le adelante una madre con carrito…pero con ser respetuoso y no hacer caso a los más bordes, se soluciona.

10. Agudiza tus reflejos. Conducir un carrito es como ir en bicicleta, debes estar más atento al camino, baches, obstáculos, perros, etc. para ir con más seguridad. Piensa que llevas tu más preciado tesoro delante, y sé el doble de prudente.

11. ¡Atención zona de curvas! Como cuando conduces, hay que aminorar la velocidad antes de entrar en una curva y acelerar en ella. Si el carro lleva rueda giratoria te resultará más fácil doblar la curva. Si es fija (lo más habitual) debes levantar la rueda delantera y presionar con más fuerza en el lado interior de la curva para que gire el carro.

12. Una piedra en el camino. Un bordillo, una piedra, un agujero, etc. se superan con un pequeño salto cuando corres, pero con el carrito te conviene que dediques un día a practicar. Si vas corriendo, debes aminorar la velocidad y levantar la rueda delantera para salvar obstáculos como bordillos, escaleras, piedras, etc. Aunque lo mejor es evitarlos sin giros bruscos, porque los niños se suelen dormir felizmente en el carrito y los baches les despiertan.

13. Cuestión de aire. Las ruedas de los carritos de correr son prácticamente iguales que las de tu bicicleta, llevan una cámara, válvula, etc. por lo que debes controlar la presión de las ruedas según el momento. En competición es mejor llenarlas a tope para evitar el rozamiento. En terrenos montañosos puedes ponerlas menos aire para amortiguar mejor. Tampoco debes olvidarte de que puedes pinchar en el camino, por lo que te aconsejo que pongas un líquido anti-pinchazos para bicicletas en cada rueda. Este producto se echa en la válvula de la cámara y tapona los agujeros que se producen al pinchar, salvo que sea un reventón, por lo que también debes llevar una cámara de repuesto o una bomba, parches y pegamentos para arreglarlo.

14. No te olvides la climatología. Si sales a correr con carrito, el esfuerzo te hará sudar más y necesitas hidratarte mejor, especialmente en verano. Pero también es muy importante que pares para que el niño beba agua, porque el también se puede deshidratar con el calor. En recorridos largos, el niño te pedirá su biberón o unas galletas, ellos también necesitas energía para el esfuerzo. En invierno también debes tener en cuenta el frío, a ti no te afecta por el calor que generas al correr, pero tu hijo debe ir bien abrigado, sin olvidarte de ponerle guantes, calcetines y gorra, para evitar que se congele con el viento.

15. La marca no importa. Cuando corras carreras con un niño, no importa el tiempo que tardes en llegar a la meta. Olvídate de competir y disfruta con tu hijo, le estás dando una experiencia que no olvidará en su vida. Desde muy pequeños son conscientes de cómo la gente, los corredores, las señoras del público les animan y les gritan: ¡Ese niño si que es un campeón! O incluso a ti: ¡Vaya madre! O ¡Vaya padre! Algún despistado incluso te dirá, que vas la primera en la categoría “madres con carrito” Puede que sea la peor marca de tu vida, pero te aseguro que merece la pena.


RADIOGRAFÍA DE UN CARRITO

La silla
Es una de las partes fundamentales del carrito, debe aunar ligereza con comodidad, algo difícil de conseguir. Los carros para correr más profesionales consiguen bajar el peso al mínimo, al reducir la silla a una tela con arnés, pero resultan más incómodos para los niños porque se sienten “colgados” y “encajados” en una especie de hamaca de tela, sin una base rígida como las sillas normales. Además, estas sillas más “pro” no se pueden reclinar para dormir, lo que debes tener en cuenta cuando haces recorridos largos.

El arnés de seguridad
Es otra parte fundamental, si vas a correr de verdad, debes llevar uno que tenga tres puntos de sujeción: superior (una correa en cada hombro) media (cintura) e inferior (entre las piernas) que se reúnan en un punto central para cerrar con seguridad. Al principio, puede que el niño se sienta incómodo con tanto cinturón de seguridad, pero debes insistir en que lo lleve cerrado y bien ajustado. A mi hijo siempre le invento alguna historia, como que es un piloto de carreras o de helicópteros para convencerle de ponerse el cinturón.

Freno delantero
Sólo se utiliza para sillas de tres ruedas, y su funcionamiento es similar al de una bicicleta. Actúa sobre la rueda delantera y este freno suele ser de disco, aunque también podéis hallar modelos en los que sea de zapata. Hay carritos también con un sistema de bloqueo para las ruedas posteriores.

Cinta de seguridad
Los carros más profesionales llevan un sistema de seguridad muy sencillo, es una correa para llevar en la muñeca que te permite soltar el manillar del carro para correr más cómodamente, sin perder el control del carro. Es muy útil en terreno llano o en bajadas, porque puedes dejar que la gravedad empuje al carro mientras lo sigues (a veces, hasta va más deprisa que tú) y con un simple tirón de la cinta puedes frenarlo sin que se descontrole.

Ruedas
Los carritos de correr se reconocen rápidamente porque sólo tienen tres ruedas, pero a la hora de correr la calidad y comodidad se descubre por el tamaño de las ruedas. Cuanto más grandes sean las ruedas, mejor amortiguan los baches y más rápido puedes ir, aunque más espacio ocupa la silla en casa o en el coche, lo que debes tener en cuenta. Un buen amigo descubrió tarde, que su super-carrito de grandes ruedas no cabía en el ascensor de su casa, ahora además de estar bien entrenado para carreras, también puede crear una nueva categoría de subir escaleras con carrito, y es que vive en un octavo. Las ruedas suelen ser de aluminio para ganar ligereza y se pueden quitar en los carritos plegables. Algunos modelos tienen ruedas giratorias, pero para correr es preferible llevar ruedas fijas para mantener mejor la dirección, especialmente en los caminos menos firmes. Por asfalto, puede que prefieras una rueda giratoria, que te permita coger las curvas y maniobrar con más facilidad. En algunos modelos puedes fijar las ruedas cuando desees estabilidad.

Bolsa de rejilla
En la mayoría de los carritos tienes dos espacios para guardar cosas: uno inferior más amplio y otro en la parte posterior de la silla para las cosas que necesitas tener más a mano. No te confíes, los super-padres-corredores siempre están preparados para cualquier eventualidad. La lista de lo imprescindible es larga: un bidón de agua, algo de comida, pañales, toallitas, ropa de abrigo, e incluso algún juguete por si se aburre. También podrás aprovechar para llevar tu bebida, alguna barrita energética, dinero y las llaves de casa. La complicación viene cuando debes tener en cuenta que no soportan más de 3 ó 3,5 kg de peso, ya que son de malla, y su capacidad de almacenamiento no es tampoco muy grande.

Parasol
Suele ser de “quita y pon” aunque te recomiendo que la lleves siempre puesta, no sólo para mantener la sombra, evitando quemaduras solares y el daño en los ojos de tu pequeño, también le mantiene al resguardo del viento y el frío que puede sentir durante la carrera.

Protector de lluvia
Es un plástico transparente que no suele venir incluido en el carrito. Mi consejo es que si hace un día de viento o lluvia, no salgas con tu pequeño, no es agradable para el niño, pero si estás en carrera o vives en una zona con lluvia de poca intensidad, tipo “cala-bobos” puedes aprovecharlo para entrenar, siempre que a tu hijo le guste pasear bajo la lluvia.

Bolsa para guardar el carrito plegable
Algunos modelos de carritos se pueden desmontar y plegar para que ocupen poco espacio. Esta bolsa (es como una bolsa para llevar bicicletas) no siempre viene incluido en el carrito, pero es bastante útil para mantener la silla plegada en casa o en el coche, sin que ocupe mucho espacio.

Herramientas
Tampoco vienen incluidas en el conjunto, pero no debes salir sin las más básicas. Necesitas llevar una bomba de aire y una cámara de recambio, o parches y pegamento por si pinchas.